Ir al contenido principal

Todo tiene un objetivo/finalidad

Aún recuerdo cuando decidí abrir este blog; su fin, algo complejo, al principio que contar mis historias, pero en tercera persona, algunas veces lo hacia, otras, para desahogar penas muy densas y desfogar sentimientos encontrados que me embargaban en el momento, poco tiempo después, lo hacía de manera exporadica, a veces, ya ni caso le hacía, pero bueno, siempre es bueno apretar el botón para re-iniciar una vez mas, para olvidar lo que nos agobia y no nos deja avanzar como quisiéramos hacerlo.

Cada persona, tiene un objetivo o una finalidad, en esta vida, o quizá en otra o en todas las que vengan; ahora, creo que me encuentro en un proceso de re-descubrir cual es la misión que tengo encomendada. Muchas personas dicen no descubrir cual es tan misteriosa misión que tenemos en la vida, sin darse cuenta que ya la vienen cumpliendo, con el simple hecho de escuchar, apoyar, ayudar, brindar un hombro u otra acción, están realizando un misión; ser un soporte emocional para quien necesita ser escuchado.

Hace unas semanas, tome la decisión de asistir a terapia, y no las que ayudan a rehabilitarte de algún accidente o lesión; esta, es una terapia para contar y ayudar a superar perdidas, temores, rencores, penas que ni uno mismo saben que existen dentro de uno mismo. Esta terapia, con el paso de las sesiones, creo, me viene ayudando a superar o saber sobrellevar ciertas situaciones que le han pasado a mi vida en los últimos años de mis ya 30 décadas.

Y es que, a raíz de un episodio nada complaciente, relacionado al estado de salud de mi persona, -afloraron -diría yo- varios temores y penas ocultas que aún viven en mi, resistiendo a salir en el momento que debieron; los factores, varios, no infinitos, pero uno que otro complejo, por así decirlo. Y es que un susto como aquel, hace replantearte si las cosas que vienes haciendo están bien o debes de cambiarlas radicalmente, por una propia mejoría, personal, anímica, emocional, espiritual, etc, etc, etc.

Aún me encuentro en un proceso de descubrir que es lo que aun agobia -de manera interna- de descubrir y controlar a mi propio antojo mis miedos superarlos y retomar mi ruta, con algunos ligeros cambios, pero con miras a mejorar, anímica y emocionalmente; pero lo que si tengo claro es que esto, solo me detiene momentáneamente, pero no me detendrá por completo.

Solía dejar una canción relacionado a lo que escribo, así que, fuera la mala vibra.
(Hasta la otra semana, lo prometo)


Comentarios

Entradas populares de este blog

A veces no se como explicarlo

Dicen que llorar, ayuda a desahogar el alma, a calmar las penas, a respirar un poco mas profundo y continuar recorriendo el camino de la vida, y si, no deja de ser cierto; pero creo que escribir, tambien ayuda a liberar emociones internas, esas que te hacen nudo la garganta, que te presionan el pecho y dificultan la respiración.
Ya son casi seis meses de los que vivo con ansiedad, con días altos y bajos, con días, como este, por ejemplo, en el que no quiero hacer nada porque ni los ánimos me ayudan a estar bien, en la que escuchar los tipos audios de relajación o los videos de meditación de youtube, ayudan poco o nada.
Siempre suelo escribir cuando siento que con palabras no puedo describir como me siento, o cuando las lagrimas no me llegan a calmar del todo la mente, el alma y el corazón.
Se que poco a poco estas sensaciones irán desapareciendo; que particularmente deseo que desaparezcan ya, pero dicen que la ansiedad tiene un motivo y objetivo en cada uno, ayudar a ordenar tu vida para…

Las cosas ya no son simples...

Aun me es difícil poder aceptarlo, aun no puedo creer que ya no estás más a nuestro lado; que nos dejaste para no sufrir. Ahora me pongo a pensar en los buenos y bonitos recuerdos que vivimos juntos, nosotros dos y también junto a Daniela y mi papá.Tu partida nos conmovió de tal manera que no podíamos creerlo, el día anterior te vimos y escuchamos tan bien que es demasiado difícil poder asimilar tu partida; conversando con un amigo, le comentada que a veces me arrepiento de haberme ido de la casa y haber perdido tiempo en poder pasarla junto a ti, hoy y siempre sabes cuán importante eres y serás para mi, aquellos consejos que a veces no los quería escuchar hoy me serán necesarios, me es difícil saber que ya no estarás a mi lado y pasar la noche junto a mí, hablando hasta tarde, contarte parte de mis cosas que me pasan, y tu, recordando aquellos momentos de tu vida, tan buenos y a veces malos para ti; las lagrimas se me caen cada vez que te recuerdo.Ya casi se cumple un mes desde tu pa…

Tu primera vez...

Nos conocimos hace un par de años, creo que si mal no recuerdo fue en febrero, luego que yo regresara de hacer una chamba a la oficina; estabas conversando con un individuo que decía ser mi compañero de trabajo (aun me pregunto que hacías ese día allí, un sábado a las 8 de la noche, una chica con pinta de escolar y con cara de querer jugar).

Ahora que lo recuerdo, nunca nos presentaron, pero nos hicimos amigos, no sé en qué momento y no sé si aun lo seguimos siendo, muchas personas opinaron sobre aquella relación que llegamos a entablar y en muchas ocasiones a estar en desacuerdo; pasamos tardes inolvidables, tirados en el suelo viendo televisión a vista y paciencia de los demás, de los inconformes.

El que nunca nos presentó creo que aun tiene un leve resentimiento hacia ambos, a mi por disque haberte quitado de su lado, y a ti por haber ido tras de mí; la relación entre nosotros funciono casi un año, un año lleno de (en pocas palabras) pendejadas, chupetas, manoseos y tragos de 2 lucas…