Ir al contenido principal

Una historia, una lección

Hoy salí temprano del trabajo, tome un taxi con el dueño de la empresa y el chofer nos contó algo que le paso hace unos años atrás, no sé qué tanto tiempo haya sido, pero allí les vas, es algo como para valorar nuestra propia vida.


Eran alrededor de las 5 de la mañana, cuando decidimos irnos de una fiesta de verano en Chimbote, yo iba al volante, junto a mi estaba una amiga que conocí de la universidad, detrás, mi tío y otra amiga. En ese tiempo, no era obligatorio el uso del ahora ya famoso cinturón de seguridad, iba por la panamericana norte a 100 o 120 km/h, algo tomado luego de la fiesta. Tras de nosotros iba un Tepsa, de esos antiguos, de color plomo que eran puro metal, tanta era la velocidad a la que íbamos ambos carros, que este me chocó en la esquina trasera, un leve tope, que tuvo graves resultados, fui a dar varias vueltas de campana, casi como dos cuadras me cuentan, mi auto, choco contra una pared, y tal era el impacto que este reboto y se metió dentro de una fábrica de pescado, derribando fuertemente el portón de hierro que tenia.

No recuerdo que paso luego, solo sé que un amigo, que estaba interesando, o mejor dicho afanando a la chica que iba en el asiento trasero, nos socorrió, pero para eso, antes nos habíamos agarrado a golpes por la chica, porque creía que me la había levantado; pero en fin, el pata asusto por lo ocurrido acudió a nuestro auxilio, no sé cómo pero el timón del auto se desprendió de tal manera que cayó en mis piernas, pero eso no es lo grave, lo impactante fue que el tubo que sujeta al timón, llámese dirección, salió disparado contra mi cara, incrustándose en mi mandíbula, creando así una perforación. Mi tío que viajaba atrás mío, termino con la clavícula fracturada, pero sin daños de consideración, la chica que estaba su lado, solo tenía un corte en la cara, pero que al final la dejo hinchada por el impacto del golpea, ella era delgada, bien delgada. La peor parte la llevo la copiloto, ya que los fierros, le cercenaron la cabeza, valga decir, la decapito.

El pata que nos ayudo, mas a mi porque las lesiones eran graves, ya que me encontraba entre los fierros retorcidos, me cuenta que hizo hasta lo imposible para ayudarme, ya que no se podía hacer nada con la persona que estaba a mi lado; me cuenta que ato una soga a mi puerta y la saco con su carro para poder liberarme, yo, dice que salí parado, no quería que me lleven al hospital porque no tenía un sol en el bolsillo, tanta era la adrenalina que había vivido, que atine a salir de carro, sacarme el polo que llevaba puesto y colocármelo en la cara para parar la hemorragia, el me llevo hasta mi casa, porque no quería ir al hospital; en la puerta de la casa, al abrirla mi papa, me desmaye, pero para eso no recordaba nada.


Estuve en coma por casi 5 días, cuando desperté, tenía una sed, como si recién me levantara de la bomba que me metí, quise moverme y me era imposible, tenia fierros en casi todo el cuerpo, debido a las múltiples fracturas, me toque la cara y tubos me salían de ella, tenía la mandíbula destrozada. Pregunte por las personas que me acompañaba ese día, y me contaron que había pasado con cada uno de ellos, cosa que si me dejo helado. Quise moverme porque quería ir al baño, aunque era imposible, mas me asuste, cuando me di cuenta que no sentía mis piernas, me desespere a tal punto que desee morir en ese instante.


La policía llego para hacer las preguntas de como había ocurrido el accidente, y así también varias personas. Luego de 1 año 2 meses puede volver a caminar gracias a Dios, aunque no fue nada bueno andar en silla de ruedas sin poder hacer nada, es en todo este tiempo en el que me puse a pensar cuan valiosa es mi vida y la vida en general, como muchos de nosotros la desperdiciamos, no haciendo nada, o simplemente dándole la contra. Hoy me encuentro viviendo en Lima ya 6 meses, no quería saber nunca más de un carro, aunque por cosas del destino me encuentro taxeando.


Yo quede impactado con la historia, es más, aun tengo un nudo en la garganta luego de hacer escuchado tan estremecedora historia, pero en la vida hay lecciones que se aprenden, se quiera o no, esta fue la lección del día, pero para toda la vida.


By Josek

Comentarios

Contadores de Cuentos ha dicho que…
si tomas.. no manejes broer

Entradas populares de este blog

Auxilio, ¡Tengo miedo!

Desde que me dio mi crisis hipertensiva, me inundo un miedo tan profundo que creía que me iba a pasar algo en cualquier momento, que me iba desmayar y que nadie me podía ayudar; las primera semanas eran fatales, solo me ponía a llorar y a creer que lo que me pasaba no tenía solución.
Pasaron más de 3 semanas para tratar y decidir ir en busca de ayuda, porque sentía la necesidad de que alguien me tenía que hablar para sentirme bien y mejor; a la par, busqué información por todos lados, videos, textos, libros de auto ayuda, en fin, un sin numero de opciones que me explicaran porque me sentía así y como podía trabajar en ello, porque créeme, es una sensación tan horrible, que piensas que en cualquier instante te quedas ahí, donde estas.
Ahora asisto a dos alternativas para tratar de descifrar mis miedos, frustraciones, y todo sentimiento que sentía en mi en ese momento, mi primera opción fue terapia de ayuda, a la cual ya vengo asistiendo hace un mes, tambien con ayuda de una amiga, esta s…

¿Sábes que es una crisis de ansiedad, cuales son los síntomas o como se siente?

Hola, se que la mayoría de veces suelo publicar cosas poco cotidianas, quizá sin sentido o un tanto “graciosas” pero es la primera vez que escribiré sobre algo que hace poco más de 3 meses me visitó y que no logre identificar, por que al igual que tu, no sabía que era, como era, ni como se sentía.
Y es que a raíz de un desarreglo a nivel salud (por mera culpa mía), que fue la que me llevó a estar internado casi tres días en emergencias del hospital, la que hizo estallar mi ansiedad debido a demasiada carga emocional que mantenía acumulada en mi; las primeras semanas eran terribles, los ataques de pánico me invadían en cualquier momento, creyendo que algo podía pasarme, que podía morir en cualquier momento y que nadie podría ayudarme, quedando ahí nomas, tendido en el mismo, y siendo directos y crudos, SIN VIDA.
Cuando recién me enteré que sufría de ansiedad con ataques de pánico y todos sus adicionales, lo primero que hice fue buscar información en internet, lo común que uno hace cuando…

Tengo ganas de llorar

Y es que desde que tengo las crisis de ansiedad, si bien es cierto estas han disminuido un poco (un 25% o 30% siendo optimistas) siempre están las sensaciones que me derivan a llorar, llorar quizá para desahogar, llorar para soltar la presión que siento en el pecho, llorar para tratar de sentirme bien. Es un hecho que no le desearía a nada estas horribles sensaciones que se sienten al momento de una crisis de ansiedad, aquella que cuando se le ocurre aparecer, bloquea todo sentido lógico e invade tu mente, en la mayoría de casos, con pensamientos negativos, hasta destructivos y desmotivadores.
Si bien es cierto, llorar puede llegar a ser una terapia de desfogue, algunas veces he llegado a pensar y quizá hasta sentir que derramar lagrimas puede ya no ser reconfortante al 100%, que llorar queda en una sub-capa y que ya no sabes que más hacer para poder sentirte bien; psicológicamente te invaden varias, casi miles de sensaciones, como sensación de ahogo, miedo a desmayarte, miedo a morir …